CARLOS OPINA, OPINION, POLITICA

Carlos Opina

!Saludos Consecuentes! Durante las útimas semanas, hemos visto tanto al Alcalde como a los concejales en una verdadera campaña de full trabajo con los diversos departamentos de la municipalidad, funcionarios públicos del condado, del sistema escolar y hasta con el sector privado de la ciudad de Doral.

Tengo la opinión que los funcionarios electos están decididos a velar por nuestros intereses, pues sé de muy buena fuente que el Alcalde está empeñado en culminar los trabajos del “Legacy Park” que, según el plan original, ya debería haberse realizado hace algún tiempo atrás, lo que en otras palabras quiere decir que está muy atrasada esta obra que, sin duda alguna, vendrá a ser una joya para los doralinos.

Por su parte, la semana pasada Donald Trump dió, por primera vez desde que asumió la presidencia en Enero, un discurso frente al Congreso, evento que, como es ya tradición, le dio la oportunidad de ofrecer su visión del país y la agenda nacional durante los próximos años. La política económica de Trump, que promete la reducción de impuestos, un aumento del gasto de infraestructura y desregulaciones en el sector financiero, ha impulsado una jornada de crecimiento a niveles récord en las bolsas estadounidenses. De hecho, han alcanzado una volatilidad históricamente baja, un dato increíble considerando la incertidumbre que proponía hasta esa noche el futuro del nuevo gobierno, por lo que opino que si Trump cumple en su gestión la mitad de lo que tiene planeado, se convertirá en uno de los mejores presidentes de este gran país. “Vamos a hacer más con menos y hacer al gobierno sensato y responsable para la gente” dijo quien, además de ser el presidente de los Estados Unidos, es un hombre de negocios, detalle que es imposible olvidar.

En otro orden de ideas, en un artículo publicado tanto en El Nuevo Herald como en The Miami Herald, en español e inglés respectivamente, y titulado “Olvide las arepas. Doral huele como un basurero”, se hace referencia acerca del mal olor que se ventila en la ciudad, pues es muy cierto que en algunas áreas, determinados días de la semana, y dependiendo del clima, huele a basura y a veces hasta peor que eso; pero no es verdad que los desagradables efluvios sean en toda la ciudad, ya que tal y como se describe en el artículo en cuestión “En partes del Doral, el aroma de las gardenias en flor, del césped recién cortado de sus campos de golf y de sus deliciosas arepas venezolanas, se ha estado viendo eclipsado cada vez más por las ráfagas de la fetidez de la basura. En rincones poco afortunados de la ciudad, el hedor a huevos podridos está colándose en casas y condominios palaciegos que cuestan medio millón de dólares”, un desagradable tema acerca del cual hemos escrito durante años, y que de hecho, hemos invitado a los doralinos a elevar su voz de protesta en este sentido, uniendo sus voces y llevándolas al Concejo de la ciudad e incluso, más allá de los límites del municipio, hasta las instancias del condado.

Tengo la opinión, con todo el respeto que me merece la periodista que lo escribió, que el sugestivo titular no era necesario; es cierto que en Doral habita una inmensa cantidad de venezolanos, pero también residen colombianos, cubanos, ecuatorianos, peruanos, nicaragüenses, brasileros, etc, etc, etc, por lo que perfectamente también podría oler a tostadas, pan de bollo, gallo pinto con huevos, pingado o bolón verde. Y el tema en cuestión que abordo no tiene que ver con gentilicio alguno, aunque podría confundirse con eso ya que soy venezolano, pero no, no es el punto; vivo en Doral desde hace 16 años, desde antes de convertirnos en ciudad, he experimentado la transformación de pasar de ser un apacible lugar a volvernos poco a poco una ciudad vibrante en la que convivimos personas de diversas nacionalidades, con sueños y metas que algunos han cristalizado y los que no, se vuelven a levantar insistentemente y sin descanso, pues como ya saben, este es el país de las oportunidades cuando se hacen las cosas de forma correcta. Y no estoy tratando de tapar el sol con un dedo, es verdad, a veces huele mal, muy mal, y no en toda la ciudad, pero de allí a generalizar toda la geografía de Doral, no.

Como comunicador practico el derecho a la libre expresión, sin duda alguna, pero también tengo el derecho de cuestionar y hasta de disentir cuando no estoy de acuerdo en algún tema y, en este caso, no vi la necesidad del título del escrito en cuestión, ya que una cosa es denunciar alguna situación como lo hemos hecho en muchas oportunidades en el pasado y otra cosa es, según mi óptica, el desprestigio de una localidad; como mi ciudad me duele no me quedó más remedio que escribir estas líneas. Esta es mi opinión.

March 7, 2017
Twitter
CONTÁCTENOS

9600 NW 25 St. Suite 5B
Doral, Fl 33172
Tel: 786.615.5887 786.655.0183
Fax: 786.655.0183
email: info@doraltimes.com
www.doraltimes.com

Translate »