CIUDAD, Header, POLITICA

Ana María Rodríguez: Del Concejo doralino a la representación estatal

Por María Alicia Venegas
malicia@doraltimes.com

Todos, o al menos una gran cantidad de doralinos, creemos saber quién es Ana María Rodríguez, sin embargo, al tener la oportunidad de conversar con ella frente a frente, sin presiones ni testigos, descubrimos que es mucho más que la parte tranquila del Concejo, pues ante nosotros se reveló una mujer interesante y decidida

De apariencia apacible y fácil acceso, Ana María Rodríguez, quien actualmente ocupa la silla 4 dentro del Concejo de nuestra ciudad, es una mujer que sin necesidad de revuelos exagerados, sin recurrir a las voces alzadas características de la política e incluso sin alborotar mucho los avisperos, ha sabido alcanzar grandes logros en beneficio de la comunidad doralina, pues para ella no hay nada más importante que el bienestar de su gente, y entiéndase con esto no solo su familia, sino también sus vecinos, conocidos y todo aquel que haga vida dentro de nuestra ciudad.

Y es que aunque para muchos el mundo de la política es un tanto complejo, duro y en ocasiones hasta sucio, para ella hace 7 años se convirtió en la vía perfecta para alcanzar un sinfín de ideas, objetivos y metas con los que soñaba aún y cuando la posibilidad de ocupar un cargo público no surcaba su mente, pues bien vale la pena recordar que Rodríguez es profesional del mundo de los bienes raíces y aunque ya era conocida en la ciudad por sus voluntariados y aportes en diferentes actividades y programas, como Parks and police for kids, antes del 2010 nunca había tenido una participación formal con tintes netamente políticos.

De hecho, desde diferentes latitudes hay quienes rumoran que se cuentan con los dedos de una mano los políticos que son capaces de dejar de lado sus intereses propios para luchar única y exclusivamente por el bien de la comunidad, pues aseguran que lamentablemente en muchas ocasiones la fama, el poder y el posicionamiento que este ejercicio profesional trae consigo, suele seducir a su antojo a todo aquel de moral débil o cuyo norte no esté bien definido apuntando al prójimo y no a sí mismo, sin embargo, el caso de Ana María parece ser diferente, pues hasta la fecha ha sabido sacar provecho de sus experiencias e intereses personales para convertirlas, como bien dice ella misma, “en lo que no quiere para los demás, en un ejemplo de cómo no se deben hacer las cosas”, tal y como lo pone en práctica con propuestas de la talla de la nueva póliza de paternidad que implementa la ciudad.

Un paso más allá

Pero resulta que este texto, en realidad no se basa en la vida de Ana María ni tampoco en su carrera como Concejal de Doral, sino más bien en ese gran paso que está próxima a dar, ese que ya se ha mencionado anteriormente desde esta tribuna y con el cual Rodríguez tendría previsto dejar libre y vacante la silla 4 dentro del
Concejo, para jugar un nuevo papel dentro de la movida política del Sur de la Florida. Se trata, nada más y nada menos, que de la representación estatal dentro del Distrito 105, ese del que forman parte las ciudades de Doral, Sweetwater, Miramar y Naples, las cuales pertenecen a los condados de Miami Dade, Broward y Collier respectivamente, así como otras localidades no incorporadas tales como The Hammocks y Country Walk.

En efecto, ya la candidatura está lanzada (Diciembre 2016), y Ana María ya ha empezado la tarea de recorrer diferentes lugares del Distrito 105 para darse a conocer; para hacer públicas sus intenciones, más allá de las fronteras de Doral, de formar parte de Florida House Representatives y para compartir con otras comunidades sus propuestas, ideales e intereses, esos en los que sigue siendo prioridad el desarrollo y la armonía.

En tal sentido, la primaria republicana o primera fase de la contienda por el puesto que dejará libre Carlos Trujillo en la Cámara de Representantes, quien será enviado como embajador a algún país latinoamericano, o en su defecto a la OEA, se llevará a cabo en Agosto del 2018, momento en el que Rodríguez se enfrentará a su rival David Rivera. Posteriormente, quien resulte ganador entre ellos dos, se enfrentará en Noviembre del año entrante contra el candidato demócrata.

Hasta la fecha del cierre de esta edición, no se había apuntado nadie por el partido Demócrata, lo que se traduce en que si todo sigue igual para el momento de la contienda electoral, y Ana María Rodríguez resulta victoriosa sobre David Rivera, automáticamente pasaría a ser la Representante Estatal por el Distrito 105.

Al cuestionarla sobre sus opiniones acerca de su contrincante, Ana María, como la dama que es, se negó a emitir juicio alguno. De hecho, no quiso hacer ningún tipo de comentarios al respecto, ni positivos ni negativos, pues prefiere que sea usted mismo, como vecino y elector, quien haga sus indagaciones y, posteriormente, saque sus propias conclusiones acerca de quién considera que sería el mejor representante estatal de acuerdo a las creencias y preferencias de cada quien, por lo que sanamente elige quedarse al margen de la exposición de sus bondades sin caer en la crítica destructiva del otro candidato republicano.

Por una campaña impecable

Entre otras cosas, Ana María nos explicó que hay dos maneras de lograr que su nombre aparezca en la boleta de candidatos: Pagando una inscripción que sobrepasa los mil dólares, o siendo postulada por residentes del Distrito 105. En tal sentido, Rodríguez asegura que “por ahora, estoy concentrada en recolectar peticiones de personas que vivan en las diferentes zonas pertenecientes a nuestro distrito y se sientan identificadas con mis convicciones… Ya he logrado un porcentaje importante de las 800 firmas necesarias”.

Así mismo, está convencida de que la labor que está llevando a cabo actualmente, dándose a conocer más allá de las fronteras de Doral y en cada uno de los rincones del Distrito, es de suma importancia para realizar una campaña transparente y efectiva, en la que los votantes sepan a ciencia cierta quién es ella, cuáles son sus ideales, qué propuestas trae consigo y en qué beneficiaría a la comunidad su candidatura y posible elección.

Por otra parte, Ana María asegura que uno de los motivos que más peso tuvo a la hora de postularse para este interesante cargo, tuvo sus orígenes en el momento en el que dejó de ser un individuo para convertirse en una familia. “Aunque mis hijos están pequeños, veo con preocupación el hecho de que un altísimo porcentaje de los chicos que se van a estudiar a otros estados, no regresan a casa y terminan haciendo sus vidas fuera de la Florida. Yo quiero que mi gente se quede o que vuelva, por lo que mi lucha va dirigida a hacer de nuestro estado el más rico en lo que a oportunidades de estudio y trabajo respecta…. Yo no sé si eso me va a pasar a mí, pero quiero poder decir en un futuro que hice todo lo posible para que mi ciudad, mi distrito y mi estado fuesen sitios atractivos para vivir, establecerse y crecer”.

Entre ideas y propuestas

Sin titubeos, asegura incesantemente que su misión es dejar un legado bueno en la comunidad, y si la política es la mejor vía para lograrlo, pues hará de ella su aliada. “Voy a hacer mi mayor esfuerzo para que mi comunidad sea buena y prospere. Para ello tomaré medidas para proteger el medio ambiente, para hacer de mi Distrito un sitio limpio y amable, que tanto las personas que tienen toda su vida aquí como los miles que constantemente están llegando, encuentren en el sur de Florida el lugar con el que siempre soñaron, el hogar que se merecen”.

Aunque todavía es muy prematuro hablar de promesas concretas, Ana María, aún con la incertidumbre de si se va a dar o no, asegura que su visión general es proteger la libertad y el sistema de vida que hasta ahora tenemos, así como tratar de que las regulaciones gubernamentales no ahoguen a las personas y que el gobierno no sea más grande que las capacidades del pueblo, evitando que nuestra gente se vea ahorcada con los impuestos excesivos y manteniendo equilibrada la línea entre la posición y los deberes del gobierno, y el lugar y los derechos de la sociedad.

“También quiero lograr que las personas adquieran conciencia y responsabilidad propia, pues si bien es necesario que el gobierno ayude hasta cierto punto, considero importante que cada quien debe hacer su esfuerzo para alcanzar sus objetivos, procurando siempre que se superen y no tengan la necesidad de depender de ningún organismo… Así mismo, pienso que la educación es un tema prioritario, pues es el punto de partida de toda buena sociedad, por eso considero que no invertir dinero en ella tendrá un impacto negativo a largo plazo, por lo que haré todo lo que esté a mi alcance para que el sistema educativo sea sólido”.

Finalmente, Rodríguez puntualizó que el tema de la salud pública juega un papel fundamental en su propuesta, así como los asuntos relacionados con el tránsito, el tráfico y las carreteras. “Si hay alguna forma en la que yo pueda colaborar para mejorar estos aspectos en pro del bienestar de los floridianos, me esforzaré al máximo por lograrlo”.

“Pienso que las personas que tenemos buenas ideas y deseamos ayudar a los demás, deberíamos seguir ese camino. No fue una decisión fácil, pero la tomé gracias a la oración y al apoyo de mi familia y de la comunidad”

“Debemos tener actitud positiva y ver los problemas como una oportunidad para crecer, para hacer algo bueno y para convertirlos en un ejemplo de cómo no deben ser las cosas”

July 18, 2017
Twitter
CONTÁCTENOS

9600 NW 25 St. Suite 5B
Doral, Fl 33172
Tel: 786.615.5887 786.655.0183
Fax: 786.655.0183
email: info@doraltimes.com
www.doraltimes.com

Translate »